Posts Tagged: loogic


17
Jun 10

Emprendedores, especuladores, futbolistas y otros especímenes diversos

Artículo que publiqué previamente en loogic.com

Si en un articulo juntamos los conceptos emprendedores, formación, crisis, futbolistas, especuladores, talento, rondas de financiación,ideas, esfuerzo, internet y pelotazos es muy probable que los lectores piensen que el autor del post ha perdido la chaveta. Igual no les falta razón :), pero intentaré relacionarlos de una forma coherente.

La cultura del pelotazo es evidentemente anterior a Internet – mucha de la crisis económicas que han sufrido las sociedades occidentales, entre ellas la actual, tienen en ella parte de su origen-, pero Internet tiene el preocupante defecto de acentuar esa cultura. O mejor dicho, la imagen que se transmite muchas veces de la Red favorece ese concepto de que todo es fácil y que el más tonto fabrica relojes y se hace millonario en un santiamén.

Cuando a una persona –especialmente si es muy joven- se la bombardea constantemente con ejemplos de emprendedores que se han hecho multimillonarios en pocos años, con imperios económicos surgidos de la nada y se habla maravillas de gente que deja los estudios para dedicarse con éxito a los negocios online, se cae en el grave riesgo de transmitir una imagen de Internet muy equivocada. Porque si bien es cierto que hay muchos  ejemplos de los casos anteriores, aun hay muchos más de proyectos fracasados, de personas arruinadas y gente que deja los estudios, fracasa en su negocio online y acaba trabajando en sitios indeseables para poder subsistir. Y es que no es oro todo lo que reluce.

Tengo cierta aprehensión cuando se alaba sin desenfreno a gente muy joven que ha conseguido tal o cual éxito en Internet, o cuando las personas se vanaglorian de que empezaron sus primeros negocios cuando eran casi adolescentes. ¿Es esa la sociedad que queremos?. ¿Son esos los valores que debemos transmitir a las generaciones  más jóvenes?. No discuto que emprender es bueno – yo soy emprendedor-, no niego las infinitas bondades de Internet – para mi la mayor revolución de los últimos cien años-, hablo de poner un poco de sentido común y volver a la cultura del esfuerzo que muchas veces parece olvidada. Hablo de que la formación es uno de los pilares de nuestra sociedad, y que antes de ser emprendedores de éxito debemos ser personas. Hablo de que cualquier tipo de proyecto necesita dedicación, constancia y paciencia, y como muy bien dice un aforismo ingles “Easy comes, easy goes” lo que poco no ha costado obtener muchas veces aun se irá de nuestra manos de forma más rápida.

¿Y que pasa en España? Pues que existe un poco de todo como en Botica, desde profesionales y emprendedores con una larga carrera de méritos y trabajo, avalados muchos de ellos por una sólida formación, a supuestos gurús de tres al cuarto y especímenes diversos cuyas carencias educativas se  traducen muchas veces en comportamiento pedantes  y una falta de modales realmente preocupante – me viene a la cabeza algún elemento en especial, pero obviaremos los nombres – pasando con algún niñato que quizás haya triunfado sí, pero que necesitaría de forma urgente algunas clases de compostura y saber estar. Lo malo de estos últimos dos casos, es toda la legión de acólitos que les ríen las gracias y que con tal de arrimarse al éxito ajeno, tragan de forma acrítica comportamiento soeces y demás zarandajas.

Ya para finalizar, creo que existe en general una sobrevaloración de la idea, la maldita idea que nos permitirá acceder a no se cuantas rondas de financiación y levantar tropocientos millones – por cierto curioso verbo levantar, y muy indicativo para ilustrar esta filosofía del pelotazo-, todo ello muestra cierto paralelismo con el mundo del futbol, donde la imagen transmitida a los jóvenes se basa en los mismos parámetros –dinero fácil y un éxito desmesurado-, y es así como todo ello induce a quien tenga cierto talento en dicho deporte a dejar en muchos casos los estudios, con la aquiescencia complaciente de los padres,  para centrarse en su carrera al estrellato, al que muy pocos llegan y donde otros muchos quedan estrellados por el camino.


18
Abr 10

Reputación online, prevenir mejor que curar

Artículo que publiqué previamente en loogic.com

Nadie duda de la creciente importancia de la reputación online en una Internet donde la redes sociales cada vez tienen mayor importancia. Se han acabado los tiempos donde Kennedy proclamaba “Se puede engañar a todos poco tiempo, se puede engañar a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo;”, en la era Internet ni tan siquiera se puede engañar a pocos poco tiempo. La viralidad de la red es un potente altavoz para cualquier consumidor insatisfecho.

Dicho lo anterior, me sorprende que muchas veces cuando se pretende hablar de reputación online el tema acabe  derivando siempre hacia la mala reputación online. Os puedo asegurar que la gran mayoría de clientes que hemos tenido interesados en temas de reputación online, no han venido con el afán de desarrollar una estrategia que contribuya a mejorarla, si no porque un mal comentario les perjudicaba y querían solucionarlo a toda costa. Como decía Mafalda “Como siempre, lo urgente no deja tiempo para lo importante”.

El humilde propósito de este articulo es ofrecer unos consejos para desarrollar una estrategia que contribuya a mejorar la reputación online (especialmente la de las empresas), no hablaré de como solucionar problemas concretos de mala reputación (de hecho eso daría pie a otro articulo independiente). Os propongo también que aportéis vuestras sugerencias, que creo que pueden ser de gran valor. Ahí van los mías:

– Empecemos con lo obvio, es materialmente imposible tener una buena reputación online si nuestra empresa es un desastre. La atención al cliente y la oferta de un buen servicio o producto, no sólo son importantes per se, si no que en la era de Internet, donde la información se distribuye de forma inmediata, son el valor más importante de una empresa.

– Establezcamos una política de corrección de errores. Todos somos humanos y es inevitable cometer de vez en cuando algún fallo. Lo importante es intentar minimizarlos, y sobretodo ofrecer soluciones justas y proporciónales al daño causado a nuestros clientes perjudicados.

– Debemos disponer de nuestros propios canales de comunicación en la red. No sólo se trata de tener un blog corporativo, si no de disponer de nuestro propios espacios en las principales redes sociales (Facebook, Twitter, Flickr, Youtube…). En este sentido aconsejo definir previamente un manual interno que establezca todos los detalles relativos a como se tratará este tema (responsables, participantes, temáticas que se tratarán, frecuencia de actualización, mecanismos de control…). Lógicamente si podemos realizar un buen SEO de estos espacios, nos ayudará en gran medida a obtener mayor relevancia de nuestra marca en los buscadores. Debemos aprovechar estos espacios para tratar de mejorar nuestra empresa con los comentarios, críticas, sugerencias de los usuarios.

– Identifiquemos las principales webs/blogs/foros/comunidades de nuestro sector e intentemos establecer algún tipo de colaboración. Dos buenos ejemplos son el escribir artículos informativos (no comerciales :)) y participar de una forma transparente y con ánimo constructivo ayudando a usuarios de foros que tengan dudas de temas relacionados con  nuestro sector. Por favor, evitad cualquier tipo de spam, he sido administrador varios años de algún foro y he visto todo tipo de publicidad encubierta (y evidentemente de no encubierta); resulta mucho más eficaz ofrecer información que ayude realmente a los usuarios y no tratar de vender nuestra marca.

– Monitoricemos lo que se dice de nosotros en la red, hay múltiples herramientas para ello. Si identificamos cualquier comentario positivo demos las gracias a quien lo haya realizado , si es neutro podemos agradecerle también que hable de nosotros y ofrecernos a darle cualquier información adicional que necesite, y si es negativo… (como decía antes, mejor dedicar un artículo especial sobre ello…)

– Complementemos la clásica misión de relaciones públicas (distribución de notas de prensa, participación en conferencias…que son sin duda alguna también de utilidad) con la elaboración de contenidos de calidad gratuitos (e.g. un estudio de nuestro sector, los resultados de una encuesta que hayamos realizado…), este tipo de información suele tener una gran viralidad y contribuirán sin duda a mejorar nuestra reputación

– Seamos éticos, pero no ingenuos. Las malas prácticas se acaban descubriendo, y en ese caso se volverán en nuestra contra. No caigamos en el error de intentar engañar a la gente, porque además de no ser éticamente correcto, acabará afectando a nuestra reputación y más aún si cabe a nuestra reputación online. No obstante, debemos estar alerta, y ser proactivos a la hora de construir una buena reputación, de esta forma cualquier eventual comentario negativo que se produzca tendrá un impacto mucho menor.

Espero haber ayudado con estos consejos, y me gustará complementarlos con vuestras opiniones. Quedo a vuestra disposición.