Posts Tagged: emprendedores


19
Sep 11

¿Emprendedor o autoempleado?

Leo en el suplemento económico del diario “Avui” una interesante entrevista a Jordi Mercader, autor del libro “In-somni”, de la que vale la pena transcribir algunas interesantes afirmaciones:

-  “La autoocupación es consecuencia de este paro descomunal que tenemos, que provoca que mucha gente, harta de no encontrar salida laboral, caiga en la trampa de montar un negocio”

– “El autoocupado cae en la trampa  de montar un negocio, que en otras circunstancias no habría hecho”

– “Instar a las personas que no tienen esa ambición  a emprender provoca una frustración brutal”

– “Las ideas se sobrevaloran mucho en nuestro mercado. Nadie da un céntimo por una idea, si no por una brillante ejecución de una idea, aunque esta sea mediocre”

– ”Debemos huir de los modelos de éxito rápido, con los que los medio nos bombardean”

Brillante, simplemente brillante.

No volveré a insistir en el mismo tema del que ya había hablado anteriormente en este blog, tan solo os recordaré algunos artículos donde se hablaba extensamente sobre él:

http://www.albertmora.com/un-cuento-de-cuatro-cerditos-para-emprendedores/

http://www.albertmora.com/la-maldita-idea/

http://www.albertmora.com/quieres-ser-millonario/

http://www.albertmora.com/empresarios-especuladores-bloggers-y-envidiosos-i/

http://www.albertmora.com/empresarios-especuladores-bloggers-y-envidiosos-ii/


21
Jun 10

Un cuento de cuatro cerditos para emprendedores

Hace ya muchos años, en un país muy lejano, tras una larga enfermedad un acaudalado cerdito yacía en su lecho esperando que transcurrieran los últimos días de su vida. Consciente de su estado, convocó a sus cuatro hijos para expresarles su última voluntad.

– Cerditos míos, está llegando mi última hora, y tras una vida de esfuerzos y trabajo he conseguido reunir una cierta cantidad de dinero que os quiero transmitir en partes iguales, tan solo os pido que con ella montéis un negocio de restauración, que como sabéis ha sido la gran pasión de mi vida. Hacedlo y por favor intentad ser cerditos de provecho.

Tras un emotivo sepelio, los cuatro cerditos se dirigieron a sus respectivas ciudades. Como daba la casualidad de que los cuatro estaban casados, lo primero que hicieron fue explicarles a sus parejas lo sucedido y cuales eran sus planes de inversión con el dinero recibido de la herencia

El cerdito mayor habló de esta forma:

– Mira cerdita mía, voy a montar un restaurante de bellotas azules, esas que tanto nos gustan a ti y a mí.

A lo que su pareja le contestó

– ¿Estás seguro?, esas bellotas solo nos gustan a ti y a mi, y cuando vienen invitados nunca las puedo servir…

– Tu tranquila, nosotros somos cerditos de buen gusto y ya verás como acabarán triunfando

El segundo cerdito expresó su pensamiento de la siguiente manera:

– Amor mío vamos a montar una tienda de degustación de embutidos, que he visto que tienen una gran demanda entre los humanos

– Pero que dices,¡eso es un horror! -le contestó su pareja-

– Eso da igual, porque nos vamos a forrar y eso lo compensa todo

Por su parte el tercer cerdito, meditó unas cuantas semanas antes de hablar con su cerdita, y finalmente le expuso lo siguiente:

– Cerdita de mis amores, he pensado que entre todos los manjares que nos gustan a los dos, hagamos una encuesta entre todos nuestro vecinos y familiares para poder ver cuales tienen mayor aceptación y así haremos un restaurante que se adapte a ello.

– Fantástico, respondió entusiasmada la cerdita

Finalmente el cuarto cerdito le contó en medio de una fiesta a su esposa:

– Mira sabes que, da igual el restaurante que montemos, total eso esta chupado y cualquier cosa nos va a funcionar.

– ¿Estás seguro mi amor?, –dijo ella- si prestar mucha atención

– Claro que si, ¡para eso soy el mas listo de la granja!

Pasaron los días y los años, y tras mil avatares los cuatro cerditos volvieron a reunirse en una celebración familiar. Como no podía ser de otra forma acabaron hablando de sus respectivas experiencias en los negocios.

– No me quejo, –comentó el primer cerdito- nunca le ha faltado a mi familia techo ni comida , pero nos cuesta mucho llegar a final de mes y apenas hemos tenido nunca vacaciones. Esas bellotas azules que tanto nos entusiasman, no han tenido aceptación y parece que jamás la van a tener.

El segundo cerdito dijo por su parte:

– Que curioso, a mi me ha sucedido más bien lo contrario, nunca nos ha faltado el dinero –mi tienda de degustación de embutido ha sido un éxito- y he ampliado el negocio varias veces. Lo que pasa que nunca he disfrutado con mi negocio y he maldecido cada día mi trabajo al levantarme por la mañana. Si incluso cuando salíamos a cenar fuera con mi esposa ¡no podíamos por razones obvias hacerlo en nuestras tiendas!

– Pues parece que yo soy el que ha tenido más suerte –comentó el tercer cerdito-, nuestro restaurante vegetariano encanta a nuestra familia y ha tenido una gran aceptación en nuestra ciudad tal como habíamos previsto. Nunca nos ha faltado el dinero, y lo que es mejor disfrutamos cada día con nuestro trabajo.

– ¡Que envidia me das! – exclamó el cuarto cerdito- yo monté un restaurante que ni yo mismo sabía que ofrecía. En una semana lo tuvimos listo para abrir, pero lo tuvimos que cerrar al cabo de un año, y provocó tantas discusiones con mi mujer que acabamos separándonos. Ahora vivo casi en la indigencia y no se cual va a ser mi futuro.

De pronto apareció en la escena, la anciana madre de los cerditos:

– Os he estado escuchando tras la cortina – no he podido evitarlo-, y ahora me arrepiento de no haber insistido más a vuestro padre de que se equivocaba y de que no acertó al repartir la herencia en esas condiciones, porque es muy fácil transmitir el dinero, pero muy difícil transmitir una pasión.

Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Moralejas

No estamos en época de rebajas, pero aun así daremos dos moralejas a precio de una:

– Ser emprendedor no es bueno ni malo, pero no todo el mundo sirve para ello (como no todo el mundo sirve para ser futbolista o físico nuclear)

– Si aún así quieres ser emprendedor, no piense sólo lo que te gusta a ti, ni tampoco pienses solo en tus futuros clientes, piensa en ambas cosas a la vez; y en cualquier caso piénsalo bien antes de actuar.


18
Sep 08

La maldita idea

Se que soy muy pesado con este tema, pero no puedo evitarlo: es superior a mis fuerzas. Volvamos a hablar de lo "fácil" que es ser millonario.

No discuto que hay que crear un clima favorable al emprendedor, y que hay que favorecer el desarrollo de nuevas iniciativas. Pero todo tiene un límite, ya que si no, se produce la sensación que transmiten muchas veces blogs de emprendedores, "first tuesdays", networkings y movidas similares de que aquí el más tonto fabrica relojes, y que con cualquier proyecto voy a convertirme en un acaudalado empresario en un plis plas.

Y claro, ese caldo de cultivo lleva a leer con asombro comentarios como el siguiente (en un post sobre la financiación que ha conseguido una determinada web)

"800.000 euros… y yo mendigando 200.000"

Es ahí cuando uno se pone las manos en la cabeza, y piensa ¿mendigar dices?, vete a un albergue municipal para gente sin techo y sabrás lo que es mendigar, ¿200.000 euros?, nada una tonteria, es lo que gana un trabajador de media al año, ¿verdad?. Hoy precisamente, he invitado a un amigo a un café y el me ha prestado esa cantidad para que vaya de copas el fin de semana…en fin sobran los comentarios.

A todo esto viene a colación hablar de la idea, la "maldita idea". He comentado este tema algunas veces con mi amigo Josep Pocalles. Hay una sobrevaloración grave de la importancia de la "idea" en el éxito de un proyecto determinado. Hay una tendencia generalizada, especialmente entre los "would-be-billonario", a cree que con una idea basta, casi me atrevería a decir que cualquier idea basta. Y como diría Llach "no es això companys, no es això".

Les aseguro, que yo, como la mayoría de los mortales, tengo muchas ideas de posible negocios. El problema es que la mayoría de ellas son una birria, otras muchas son simplemente malas, algunas pocas llegan a la categoría de mediocres, y pocas, desafortunadamente muy pocas, son aceptables. Pero aun sólo considerando esta última categoría, es mucho menor la cantidad de ellas que llegan a convertirse en algo positivo.

Por todo esto, más importante que una idea es para mí:

– La formación académica y profesional del equipo de trabajo que este detrás de la idea.
– Una buena red de contactos profesionales.
– La experiencia profesional
– El "arte" de transformar una idea en una realidad
– Una visión de negocio a medio y largo plazo.
– Y si, horror de los horrores, perseverancia, paciencia y trabajo, todo en ello en grandes dosis.

Y claro, muchos seguirán pensando para que complicarse la vida con todo lo anterior, con lo fácil que es tener una maldita idea…


1
May 08

¿Quieres ser millonario?

Gracias a Internet hacerse millonario es fácil, rápido y seguro. Existen múltiples formas de conseguirlo, voy a exponer dos de las mejores vías.

Versión simple

Probablemente no lo hayas visto nunca, pero existen webs que te ofrecen esta posibilidad mediante negocios superentables, trabajando desde casa y casi sin inversión. La parte más dificil es encontrar una de ellas, es normal, sus creadores son gente reservada y que gusta del anonimato. Hay varias variantes, pero una de las mejores es una nueva técnica revolucionaria que se llama estrategia piramidal, tranquilo, es normal que no la conozcas, estamos hablando del no va más del business online. Algunos consejos:

– No seas egoísta, inunda los foros y blogs con mensajes con tu link de afiliado, los demás te agradecerán que compartas con ellos esta oportunidad.

– Crea tu web para captar nuevos miembros. Mejor aun no crees una sola, mejor si son más de cien. Los buscadores estarán encantados de que ayudes a aumentar su base de datos.

– Comparte tu negocio con familiares y amigos. Serás la envidia de las comidas familiares.

– Envía emails a destajo, una frase como "este no es un email publicitario, tan solo quiero compartir contigo una oportunidad de negocio" seguro que te evita problemas legales.

– Y finalmente no desprecies la publicidad tradicional, un bonito adhesivo en tu coche con una frase original como "Voy a ser millonario, ¡pregúntame como!" puede tener un efecto incalculable.

Versión sofisticada

Si te consideras un usuario avanzado, esta es tu estrategia. Se llama "creando una startup rompedora". Espera, no te asustes, no hace falta que tengas estudios ni miles de masters, recuerda que tu quieres ser millonario no un intelectual. Para facilitarte la vida te expongo una guía paso a paso:

– Reune un equipo de colegas que te ayuden en todo el proceso. Es importante que los perfiles sean complementarios. Un equipo ideal podría ser el formado por, un comercial curtido (por ejemplo que haya vendido coches de segunda mano), un informático autodidacta (cuanto más friki sea mejor) y un financiero (tan poco hace falta que sea la ostia, si ha hecho fp administrativo y domina el excel ya vale)

– La idea. Pillais una caja de cervezas y cuando la terminéis hacéis un brainstorming. La que os parezca la más disparatada es la mejor. No importa que no la veais viable, cuando quiebre la empresa ya no estaréis en ella.

– Es la hora del excel. Recuerda que el excel es tu amigo. Se trata de rellenar las casillas para que aparezcan unos número inmensos en unos pocos años.

– La puesta de largo. Acudid a todos los first tuesdays y similares que podais. Es bueno también presentar el proyecto a cientos de fondos de inversión. Palabras clave a recordar en las presentaciones: 2.0, redes sociales, innovación, viral y algún tecnicismo que nadie entienda. No viene mal dejarse ver en blogs de supuestos business angels de andar por casa.

– No os corteis un pelo a la hora de pedir millones, cuantos más mejor, si no no os tomarán en serio. Si ya prevéis segundas y terceras rondas de financiación puede ser la bomba.

– Olvidad la rentabilidad de la empresa, lo más importante es salirse lo antes posible una vez hecho el pelotazo.

– Hecho todo lo anterior, y con vuestros millones en el bolsillo, pues vuelta a empezar con un nuevo proyecto aun más gordo, y a vivir que son dos días.

Y es que joder, si te haces millonario con Internet es porque no quieres.


11
Mar 08

Empresarios, especuladores, bloggers y envidiosos (I)

A colación de una reciente polémica en la blogosfera, me parece oportuno hacer varios comentarios sobre algunos conceptos, relacionados o no con Internet, que muchas veces se entremezclan.

– Según la wikipedia, un empresario es "una persona física o individual, así como jurídica o social, que por sí misma o por mediación de sus representantes, ejercita y desarrolla una actividad empresarial mercantil, en nombre propio, con habitualidad, adquiriendo la titularidad de las obligaciones y derechos que se derivan de tal actividad, siendo esta una actividad organizada en función de una producción o un intercambio de bienes y servicios en el mercado"

Me gustaría destacar las palabras "en nombre propio" y "adquiriendo la titularidad de las obligaciones y derechos que se derivan". Sin entrar en disquisiciones legales, para mí un empresario es alguien que se juega su dinero y no el de otros. Por eso me hace mucha gracia, cuando se presenta a ciertos políticos de nueva hornada como empresarios, cuando nunca se han jugado su dinero y simplemente han hecho de directivos de alto nivel en grandes empresas y/o corporaciones; o que decir de aquellos presidentes de confederaciones empresariales cuyo bagaje profesional es exactamente el anteriormente comentado. No, un empresario no es mejor ni peor que un directivo, pero se diferencia de éste último en que arriesga su propio capital. No confundamos churras con merinas.

– El concepto especulación para mí es un concepto relativo. Se trata de un concepto denostado hasta la saciedad en la sociedad actual, pero que a mi entender presenta muchos matices e interpretaciones, si compro unas acciones y las vendo al cabo de unos años con beneficio, ¿estoy especulando?. Creo que muchos coincidirían conmigo en que no, pero ¿y si las vendiese al cabo de una semana, un día, o unos minutos?, ahí las opiniones variarían mucho más.

Para mí hay dos planos de valoración distintos: el legal y el ético. El primero es absoluto, la especulación sólo será punible cuando lo establezca la ley. A nivel ético, las cosas son mucho más difusas y dependerán de la vara ética de medir que tenga cada persona.

Especular es para mí un derecho legítimo siempre que se respete la ley, y como dije anteriormente dependerá de los valores éticos que cada uno pueda tener.

Otra cosa distinta es presentar a quien se dedique a ejercer la especulación pura y dura, ya sea en Internet, en el sector inmobiliario o en cualquier otra actividad, como un adalid de la economía moderna, como un dechado de virtudes o como el salvapatrias que nos proporcionará el becerro de oro de la plena ocupación. Y no hablo de la pólemica que comentaba al principio del artículo, ya que desconozco totalmente los detalles concretos del caso. Hablo de empendedores que ya están planificando la venta de su empresa antes de empezar a trabajar, a empendedores que en vez de preocuparse de crear riqueza y productos de valor añadido sólo se preocupan de dar el pelotazo si puede ser en un día mejor que en dos. Y despúes nos explican el cuento de la lagrimita de que han hipotecado su casa para iniciar su negocio. Como si eso lo justificase todo, y les diese patente de corso para presentarse como el summum de la moralidad empresarial.

 

Continua:

http://www.albertmora.com/empresarios-especuladores-bloggers-y-envidiosos-ii/