Posts Tagged: bloggers


9
Nov 11

Conocer el mejor momento para publicar posts en tu blog

Es evidente que todos los que tenemos un blog, ya sea personal o corporativo, escribimos para que nos lean. Uno de los factores más importantes a la hora de conseguir mayor difusión de nuestros artículos es escoger correctamente la hora y/o el día de su publicación. Vamos a ver a continuación un interesante estudio al respecto, no sin antes hacer una importante advertencia previa, la temática de nuestro blog puede comportar que los datos expuestos a continuación no nos sean aplicables, por lo que yo aconsejaría hacer pruebas en distintos momentos para ver cuando se consiguen los mejores resultados.

Vayamos al grano, el estudio nos llega vía Problogger, y está escrito por el experto en social media Dan Zarrella. En primer lugar y teniendo en cuenta que una fuente importante de tráfico va a ser vía Twitter es importante conocer que horas/días  son las mejores para anunciar nuestro post en dicha red social.

image

 

image

 

Los resultados son un poco sorprendentes, las cuatro de la tarde y los viernes son los momentos donde más redifusión habrá en Twitter de nuestros posts. Una explicación posible sería que en esos momentos nuestros tweets compiten con menos información alternativa y pueden destacar más.

Veamos ahora que pasa en Facebook.

 

image

 

image

De lo que deducimos que fuera de las horas de trabajo, es cuando hay más posibilidades de que difundan en Facebook nuestros artículos. Ello puede ser debido, entre otras razones, al hecho de que muchas empresas bloqueen el uso de Facebook durante la jornada laboral.

¿Significa todo lo anterior que debemos publicar nuestros post en los momentos expuestos anteriormente? Los siguientes datos lo desmienten:

image

 

La mayoría de las personas leen blogs por la mañana, por lo que la conclusión sería que deberíamos publicar por la mañana pero refundirlo en la redes sociales  no en ese momento, si no según lo que vimos anteriormente al respecto.


16
Jun 10

¿Para quien escribes tu blog?

Cuando uno tiene un blog profesional debe plantearse qué estilo le quiera dar al mismo y que propósito quiere conseguir él.

Evidentemente cada maestrillo tiene su librillo y no hay soluciones universales, así pues comentaré como enfoco yo mi propio blog. En general la selección de los temas que hago tiene en cuenta las siguientes reflexiones, que creo que son entendibles a muchos otros autores:

– Encontrar el equilibrio entre específico/general no es fácil, si enfoco los artículos a temas muy concretos es probable que tenga unos lectores muy fieles, pero tiene el inconveniente de restrinjo mucho el ámbito de difusión del blog y a mí particularmente me aburre escribir siempre sobre los mismos temas. Si se es demasiado generalista, se corre el riesgo de no decir nada en especial, de que el blog acabe siendo ni chicha ni limoná (o para decirlo más sofisticadamente “Jack of all trades, master of none”,) un planteamiento generalista atraerá más visitantes, pero estos serán muy poco fieles (pocas visitas repetitivas, duración de las visitas baja,una tasa de rebote elevada…).

– Otro dilema interesante es la dualidad empatía/egoísmo del autor. Me explico, si uno es totalmente empático solo escribe pensando en que le puede interesar a sus lectores, si es totalmente egoísta escribe sobre lo que más le conviene a él. Yo particularmente intento encontrar un punto medio, escribo para que me lean, lo que me hace pensar que le gustará leer a mis lectores, pero también escribo a veces pensando en mis intereses. Por ejemplo si tengo que ser ponente en una mesa redonda, intento escribir la semana anterior sobre la temática de la misma, así me sirve para ir documentándome y estar más preparado.

– El tono del blog es una cuestión muy personal, yo prefiero ser bastante neutro, en el sentido de no hablar de temas estrictamente personales, ni de expresar, salvo excepciones, opiniones con fuertes componentes ideológicos. Otra cuestión relevante es el grado de polémica que uno desea expresar en su blog, un exceso de ella provocará más viralidad y por ende más visitas, pero uno debe valorar también si le conviene ganarse enemigos cada día que escribe, una ausencia total se traducirá en textos planos que provocarán somnolencia entre los lectores. Igualmente, uno debe elegir el lenguaje que usa, si es demasiado vulgar verá minada su credibilidad, si es demasiado culto cae en el riesgo de resultar pedante.

– Por último, conviene pensar en la profundidad y frecuencia de los artículos. Aquí no hay mucha discusión, lo ideal sería escribir como mínimo una vez al día, cada día de la semana y hacerlo de forma extensa y elaborada para ofrecer a los lectores contenido de actualidad y frecuentemente actualizado. El problema es que no vivimos en un mundo ideal, y la restricciones de tiempo y esfuerzo necesarios hacen que tengamos que elegir si escribir más en profundidad y menos frecuentemente o viciversa. Yo he de confesar que aun no lo tengo claro.


12
Mar 08

Empresarios, especuladores, bloggers y envidiosos (II)

Ver primera parte en:

http://www.albertmora.com/empresarios-especuladores-bloggers-y-envidiosos-i/

– Partiendo de la base de que cada uno es evidentemente dueño de su blog y en él escribe y/o tolera los comentarios que le de la gana, uno debe ser consciente de que cuando crea un blog y permite aportaciones de terceros, pues implícitamente está admitiendo que va a recibir críticas. Y evidentemente que es lícito borrar los según que comentarios (yo al menos eso voy a hacer en mi blog), pero me parece infantil en vez de simplemente eliminarlos, uno se lamente pública y angustiosamente de los mismos; y dicho sea de paso muchas veces es mejor una crítica constructiva, que no el alud de piropos edulcorados, hipócrítcas o interesados que muchos bloggers se intercambian mutuamente y de forma constante en la blogosfera. Y perdonarán la expresión, pero da la impresión de que se esten xxxxxx la xxxxxa mutuamente de forma permanente (la autocensura me ha hecho remplazar las dos palabras originales que iban en la frase).

– ¿Envidiosos?. Envidiosos los hay en todas partes y envidiosos lo somos todos en algún grado y en alguna ocasión. Incluso a veces es bueno tener envidia sana, que te motive en tu trabajo o en tu realización personal. Otra cosa son casos descarnados, como pueden ser según que foros especializados, que más que focos de envidia parecen nidos de víboras.