marketing tradicional


22
Abr 10

Estudio de la inversion publicitaria

Aunque ya hace semanas que se presentó, es interesante repasar y analizar un poco las cifras aportadas por el estudio infoadex sobre la inversión publicitaria en España. Vale la pena remarcar algunos datos:

– La inversión publicitaria en España disminuyó un 14,9 % el año 2009 respecto al 2008 (pasando de 14.915 millones a 12.699)

– Todos los tipos de publicidad sufren decrementos de inversión excepto:internet, marketing telefónico y marketing móvil.

– La inversión publicitaria en Internet sube un 7,2% y se sitúa el 2009 en 654 millones.

– Los tres mayores anunciantes son: Telefónica (129 millones de euros, un 25% menos que el año anterior), Procter&Gamble (111 millones) y L’Oreal (97 millones).

Os dejo unos cuadros resumen (fuente infoadex):

infoadex

infoadex2


29
Dic 09

Hacia un nuevo tipo de publicista

Publicado previamente en El Rincón del Publicista

En el primer tercio del siglo XX Albert Einstein publicó las famosas Teorías General de la Relatividad y Teoría Especial de la Relatividad. Uno de los principios básicos de este hito científico que revolucionó en el mundo de la Física, fue la demostración de la relatividad del tiempo. El tiempo dejaba de considerarse un valor absoluto y pasaba a estar intrínsecamente ligado a cada individuo en concreto.

Que no se alarme el lector, no vamos a hablar en este articulo de física cuántica, entre otras cosas por mi ignorancia sobre la materia, pero sí que me sirve de introducción este apunte histórico para reflejar la sensación que tengo frecuentemente de que estamos en una etapa donde el tiempo parece haberse comprimido, una especie de aceleración en el desarrollo del conocimiento humano que ha propiciado en pocos años una serie de cambios en nuestra sociedad que en otras épocas necesitaban décadas –o incluso siglos- en plasmarse.
El mundo de la publicidad no escapa evidentemente de esta época de cambio profundo, más bien al contrario es uno de sus más claros exponentes. Consecuentemente el publicista vive en una encrucijada donde se ve expuesto a múltiples modificaciones en su entorno que afectan inexorablemente su actividad diaria. Veamos, de forma no exhaustiva, algunos de estos cambios:

– En primer lugar, y ligado con la idea inicial del artículo, la “compresión” del tiempo. El ritmo de cambios que vive la publicidad demanda a los publicista una constante adaptación a nuevos entorno. Lo que sirve hoy ya no sirve mañana

– La irrupción de las nuevas tecnologías, en especial Internet y la telefonía móvil ha abierto un campo virgen para la publicidad. Una estrategia publicitaria que no abarque estos campos está abocada al fracaso

– Ahondando en el punto anterior, estos nuevos campos de actuación imponen al publicista una exigencia técnica que no tenía anteriormente. El conocimiento tecnológico es imprescindible para desarrollar nuestra acción publicitaria. Asimismo nos encontramos con estrategias publicitarias que interrelaciona diversos medios (e.g anuncios en tv y radio que rederigen a una web, o a redes sociales…) ello implica la necesidad de tener un conocimiento global de todos los elementos de la estrategia.

– El branding va cediendo cada vez más terreno a las conversiones – y más en época de crisis-, el cliente quiere resultados palpables que obligan al publicista a formarse en materias como el web analytics, determinación de costes de conversión , optimización de campañas mediante Google Optimizer y un largo etcétera.

Todo este conjunto de cambios, abocan a un nuevo perfil de publicista, personas acostumbradas a manejarse bien en épocas de cambio, con perfiles más técnicos y con amplios conocimientos en nuevas tecnologías. Personas más versátiles y que sepan adaptarse con rapidez a nuevos entornos. Esperemos que nuestro sistema educativo pueda cubrir estas necesidades.


8
Ago 08

Crisis?. What crisis?

Cada día estoy más convencido que el batacazo que se va a pegar la publicidad convencional va a ser considerable.

No lo digo por la época de crisis que estamos sufriendo en general – que sin duda va a acelerar el proceso- si no por una tendencia más de fondo a medio y largo plazo: se ha acabado la época del marketing que no demuestre resultados palpables y cuantificables.

El otro día un conocido me envió un email con una propuesta para patrocinar una serie de actos relacionados con el marketing (todos ellos off-line). Lo paradójico del asunto es los precios empezaban a partir de los 20.000 euros y se disparaban a partir de ahí. Me pinchan y no sale sangre. Me daban ganas de contestarle de que si sabía que ya estamos en el siglo XXI. Porque claro resulta que como alternativa a esa "modesta" inversión, puedo por ejemplo utilizar Adwords y asegurarme (suponiendo un coste por click de 1 euro), 20.000 visitas supersegmentadas a mi web, que probablemente me reportarám más de 200 peticiones de información vía formulario web. ¿Igualaría estas cifras el susodicho patrocinio?. Claro que no, dudo que teniendo suerte llegáramos a un 10% de esas cantidades. El problema es que no se trata de un caso aislado, si ni que analizando precios de por ejemplo anuncios en tv, prensa o radio, se comprueba fácilmente de que el sector tradicional muchas veces no se ha dado cuenta de que los tiempos han cambiado, y que su tiempos de bonanza van a ser cada día más escasos.

Cada día más las empresas se van a dar cuenta de lo que importa son los resultados, y de que el humo (o si prefieren llámenle branding) está bien. Pero mejor, mucho mejor están las conversiones contantes y sonantes. Y a partir de ahí muchos publicitarios de la vieja escuela van a sufrir, a sufrir de verdad.