I-reflexiones


1
Dic 09

La banalización del fracaso

Artículo que publiqué previamente en loogic.com

Es habitual alabar la cultura norteamericana por su tolerancia con el fracaso empresarial, se antepone frente a ello, y de forma peyorativa, el modelo europeo mucho más crítico y punitivo con las iniciativas de negocio fallidas.

Surgen así altisonantes frases como “El fracaso empresarial: el primer paso hacia el éxito”, “El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia” y un largo etcétera que se remonta en el tiempo a cientos de años atrás, (ya en su tiempo decía Seneca “Admira a quien lo intenta, aunque fracase”).

Ante tanto elogio del fracaso, uno recuerda el chiste del difunto Eugenio, en paz descanse, que decía:

– Me encanta jugar al poker y perder,
– ¿Y ganar?
– Ganar tiene que ser la ostia tú

Bromas aparte, creo sinceramente que no es bueno banalizar en exceso el fracaso. El fracaso si importa. El fracaso es malo. Es evidente que todos nos equivocamos, y yo el primero (y demasiadas veces). Es bueno arriesgarse y luchar por nuestros objetivos ya sean empresariales o vitales; pero debemos ser conscientes de nuestros actos y no confundir la iniciativa con la temeridad. Porque las iniciativas empresariales fallidas si tienen consecuencia:

– Dejando por el camino el dinero de lo inversores, muchas veces prestado por amigos y familiares
– Ocasionando impagos a proveedores
– Dejando en la calle a los empleados
– Perdiendo un coste de oportunidad con el tiempo y las energía dedicadas al proyecto y que podríamos haber aprovechado por ejemplo para formarnos…

Emprender es bueno y la sociedad debe propiciar un ecosistema que favorezca al emprendedor, pero no a cualquier precio y en cualquier circunstancia, y no creo que se a bueno, por ejemplo, idolatrar al emprendedor que dejo los estudios a medias y se convirtió en un empresario de éxito. Porque muchas veces no se resalta lo suficiente los cientos que se quedaron por el camino, sin éxito, sin dinero y sin estudios.

No es el propósito de este articulo desanimar a futuros emprendedores, si no tan solo pretende ofrecer una humilde aportación para ayudarles a reflexionar. Espero no haber fracasado en el intento.


7
Jul 08

Profesiones y opiniones

Es evidente que cada profesión tiene sus ventajas e inconvenientes, y que a la hora de elegir una ocupación se tienen en cuenta muchos factores totalmente subjetivos. No obstante, siempre me ha llamado la atención el hecho de como son de distintas las situaciones en que se encuentran los profesionales ante el resto de personas ajenas a su oficio o profesión. Me explico:

– En un extremo, están los profesionales, sobre cuya área de conocimiento, todo el mundo se ve capaz de opinar. Encontraríamos aquí desde los entrenadores de fútbol, que tienen que soportar diariamente consejo y opiniones de todos aficionados a este deporte, pasando por los trabajadores en obras a pie de calle, con el grupo de abueletes, que van comentando todos los pormenores de la obra; hasta llegar a los economistas, porque ya me dirán quien no tiene una opinión, sobre el paro, la inflación o las crisis económicas.

– En el otro extremos, encontramos los profesionales de trabajos técnicos. Ya sean, por decir algo, informáticos, cirujanos o ingenieros nucleares. Estos si que viven bien en este aspecto, porque ¿que profano se atreve a discutir con ellos, sobre bytes o ips, sobre ventrículos anómalos, o sobre la velocidad de los electrones?.

Y es que a veces el mundo es injusto con algunos profesionales, afortunadamente y como contrapartida a esta realidad, también es cierto que si bien esta especialización técnica que los hace inmunes a las críticas u opiniones sin fundamento, también muchas veces los aísla de la realidad y los sumerge en una burbuja donde solo pueden entrar sus colegas del mismo sector. Lo que Dios por un lado te da por el otro te lo quita.


27
Jun 08

¿Donde reparten el carnet de intelectual?

Prefiero no entrar a comentar ciertos manifiestos hilarantes que surgen por ahí como sarpullidos de verano.

Resulta más divertido divagar sobre como uno adquiere la catalogación de intelectual. ¿El intelectual nace o se hace?, ¿Que requisitos son necesarios para adquirir este rango?¿Cuando uno llega a ser intelectual, lo es para siempre o puede perder esa condición?. Esta y mil preguntas atormentan mi mente.

Observo con asombro que la vara de medir para intelectuales cada día es más flexible y laxa en sus valoraciones; por poner un ejemplo, si se llega a calificar de intelectual a Albert Boadella , ¿no se podría hacer lo mismo con Chiquito de la Calzada? (con todos mis respetos para este último, al que considero un profesional y una persona honesta).

Perdido en mi desconocimiento, acudo a la web de la rae y veo:

1. adj. Perteneciente o relativo al entendimiento.

2. adj. Espiritual, incorporal.

3. adj. Dedicado preferentemente al cultivo de las ciencias y las letras

Cosa que no hace que aumentar mis dudas y desasosiego. Siguiendo la literalidad de la definición, cualquier mamarracho que escriba cuatro lineas y no haga nada más en su vida se puede considerar un intelectual. Mmm, no me acaba de convencer.

Quizás el problema tenga que ver con el mal uso que se hace de las palabras, palabras asociadas permanentemente a conceptos erróneos, palabras cargadas de demasiadas connotaciones positivas, o negativas, palabras polisemicas, parole, parole, parole… O quizás es que mi mente obtusa no me permita alcanzar esta sublime condición , y no pueda, por ende, comprehender la magnitud del concepto.


7
Jun 08

Barça, moción de censura e Internet

Soy un gran aficionado al fútbol y socio del Barça desde hace una eternidad. No obstante, prefiero no opinar en el blog sobre la situación actual y las actuaciones de las partes implicadas en la moción de censura; si que me gustaría por eso hacer unos comentarios sobre aspectos relacionados con Internet de todo este embrollo.

– En primer lugar destacar, como no podía ser de otra forma, que representa un ejemplo más de como Internet se ha integrado en nuestras vidas cotidianas. La moción de censura ha tenido un pilar fundamental en el uso de una web para conseguir sus propósitos (incluso si buscan en Google "mocio de censura" y "moción de censura" verán que sale en las primeras posiciones. Por si fuera poco, el patio anda revuelto por unas afirmaciones presuntamente realizadas en el blog de uno de los impulsores de la moción, ver por ejemplo: este link , este otro, este otro, uno más y en fin unos cuantos más

– Siguiendo con esta polémica me llama la atención este comentario "Las investigaciones periodísticas indican que Moi, el seudónimo del autor de la bitácora en la Red, es Castellví; coinciden, entre otras cosas, la fecha de nacimiento, la voz, el verdadero nombre (Christian), y la dirección IP del ordenador" (fuente "El País"). ¿Como puede ser que  investigaciones periodísticas hayan averiguado la IP del ordenador?. ¿Se refieren al servidor donde está alojado el blog en cuestión? Supongo que no, porque es un subdominio de blogspot, y tendrá una ip de este servicio de blogs ¿Se refieren a la IP de conexión como usuario? Pues también me extraña, porque sin una orden judicial lo veo difícil. ¿Es simplemente ignorancia de como funciona Internet, o es que le escapa algo a mis limitados conocimientos?

– Es interesante también constatar como casi la totalidad de los periodicos deportivos tradicionales tienen su versión online, y como también las radios tradicionales, ofrecen sus programa en directo en la red, y/o los enlatan vía podcast y similares para su consumo posterior.

– Por último, se discute de cual es el mejor día para votar la moción, y poder asegurar una buena participación de los socios. Que bueno sería que se pudiesen votar  ésta y todo tipo de elecciones a través de Internet. Significaría mayor participación, menor coste, mayor agilidad…(ver este post).


6
Jun 08

Crisis y psicocrisis

Mis oxidados conocimientos de macroeconomía no me permiten efectuar una opinión documentada sobre la actual situación de crisis económica. No obstante, si me gustaría remarcar la importancia que tienen los componentes psicológicos en las fases cíclicas de la economía.

De mi etapa como dealer de futuros y opciones (¡que tiempos aquellos!) recuerdo los momentos de pánico y euforia que se producían periódicamente. Eran especialmente intensos los primeros, cuando en situaciones determinadas se producían descensos de las cotizaciones que rompían "soportes" considerados básicos por los análisis chartistas. El pánico en estos casos era general y un tsunami vendedor hundía los precios en la miseria. Pero después de la tormenta venía la calma, y paulatinamente se iban recuperando en los días y semanas posteriores, en la mayoría de los casos, las cotizaciones previas al desastre.

Sin llegar a extremos tan intensos, la crisis macroeconómicas presentan rasgos similares. Muchas veces, más grave que el deterioramiento de los fundamentos ecónomicos, es el efecto de miedo y aversión al riesgo que se genera entre los actores económicos, que atenaza las inversiones y el consumo, produciéndose un efecto "bola de nieve" que retroalimenta la crisis (de ahí la importancia de los llamados "indices de confianza", que son resultado de encuestar a distintos grupos sociales sobre su opinión subjetiva sobre como ven la situación económica).

Ahí va mi granito de arena para intentar revertir la situación, os animo a divulgar ese famoso mensaje, esta vez aplicado a la situación actual, a ver si entre todos conseguimos mejorar esa desconfianza actual :) :

– ¡Al loro! que no os dejen embaucar, ¡que la economía no está tan mal!